¿Cómo se lleva a cabo la cromoendoscopia?

Clásicamente la cromoendoscopia se definió como la aplicación de colorantes sobre el interior de los órganos explorados, que puede ser de forma difusa (tinción de todo el estómago o el colon, con el fin de mejorar la detección de lesiones no observadas con luz blanca normal) o selectiva sobre la lesión de interés a estudiar (con el fin de ayudar en su caracterización y análisis). Se conoce como cromoendoscopia de tinción.

Este concepto se ha extendido en años recientes al uso de técnicas digitales, en las que el efecto de “coloración” se logra mediante el uso de filtros o fuentes de luz en el propio endoscopio. La cromoendoscopia digital facilita su uso al lograr el efecto deseado pulsando un botón, no requiere tanto tiempo para aplicarla como la cromoendoscopia de tinción y aporta ventajas como la valoración del patrón vascular (arterias y venas) de las lesiones.

Para la realización de una técnica de cromoendoscopia el endoscopista debe estar familiarizado con su aplicación e interpretación. En nuestro centro en Madrid contamos con médicos digestivos especialistas en este campo.

Cromoendoscopia de tinción

Los colorantes pueden dividirse en absortivos o de contraste, siendo la diferencia la capacidad de ser o no absorbidos por las células de los órganos estudiados por endoscopia.

Absortivos

Azul de metileno

Colorante azulado absorbido específicamente por las células del intestino delgado y del colon.

Lugol

Solución de ioduro potásico que tiñe de color oscuro las células normales del esófago.

Ácido acético

Producto de uso común en el campo industrial y alimentario, tiene un efecto sobre las células superficiales que hace que se opacifiquen a la luz, no permitiendo llegar a la red de vasos profunda que da el color rojizo al recubrimiento del tracto digestivo, y de ese modo la superficie aparece de un color blanquecino (reacción “aceto-blanca”).

Violeta de genciana

Tiñe específicamente los núcleos de las células y es de color carmín-violeta.

Contraste

Índigo carmín

Es la tinción de referencia en endoscopia, particularmente en la colonoscopia. Tiñe de color azul la superficie de del colon y de las lesiones, dibujando al detalle la red de papilas y criptas. No se absorbe, y por tanto pasados unos minutos tiende a desaparecer y expulsarse coloreando las heces de forma transitoria.

Cromoendoscopia digital

Existen modalidades creadas por las diferentes compañías constructoras de endoscopios que se basan en la propiedad de la luz de ser absorbida por los tejidos de forma características en diferentes partes del espectro de color (longitud de onda). Se puede usar esa propiedad para destacar en las imágenes de endoscopia ciertos espectros de color relacionados con estructuras superficiales o profundas de las lesiones a estudiar.

Desde nuestro centro de Medicina digestiva en Madrid pasamos a continuación a detallar los principales sistemas de cromoendoscopia digital:

NBI

Sistema creado por Olympus, se basa en la inclusión de filtros ópticos ópticos interpuestos delante de la fuente de luz, lo que produce un estrechamiento en el ancho de banda de la luz (normal entre 400 y 700 nm) en la zona de azul-verde (415 y 540 nm), con el efecto de realzar el patrón capilar (ab­sorción específica por la hemoglobina presente en la sangre). Las lesiones bajo NBI reflejan de forma muy marcado el patrón capilar, que tiene una equivalencia con el patrón superficial de glándulas, y en su conjunto permiten al endoscopista caracterizar la lesión y valorar su riesgo de neoplasia avanzada. En el cáncer el patrón capilar se hace muy irregular y tortuoso, a diferencia del patrón fino y regular del tejido normal. A partir del uso de este sistema y su análisis en pacientes en múltiples estudios publicados, se han elaborado clasificaciones internacionales para orientar el tipo de lesión neoplásica identificada: clasificación de Sano, clasificación NICE, clasificación JNET, clasificación IPCL, etc…

FICE

Sistema creado por Fujifilm que se basa en una reconstrucción virtual de imágenes obtenidas por el endoscopio donde se aumenta la intensidad relativa del espectro azul de luz y mostrar en el monitor imágenes “virtuales” que mejora la nitidez de los patrones superficiales y vasculares de las lesiones.

BLI (Blue Light Imaging)

Reciente avance tecnológico desarrollado por Fujifilm, con la tecnología Multi-Light Technology, consistente en la aplicación de cuatro sistemas de luz LED (violeta, azul, verde y rojo) cuya combinación genera distintos modos de iluminación-coloración que permite obtener imágenes de alta calidad con espectros de luz que remarcan el patrón microvascular y de superficie celular. Échale un vistazo al video.

iSCAN

Tecnología desarrollada por Pentax, se basa la combinación de 3 métodos de realce de imagen mediante procesamiento digital:

  1. Realce de superficie por reconocimiento de los bordes de la lesión;
  2. Realce de contraste de las zonas deprimidas o con diferencias estructurales mediante la presentación coloreada de zonas de baja densidad;
  3. Realce de tonalidad referido a diferentes estructuras del tracto digestivo (esófago, estómago y colon)

Nosotros cuidamos de ti

Gastea y todo su equipo nos comprometemos a ofrecerte el mejor trato humano. Si necesitas más información no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Indicaciones de la cromoendoscopia

Los expertos en Medicina digestiva de nuestro centro en Madrid recomiendan la realización de una cromoendoscopia en los siguientes casos:

Cáncer de esófago (cáncer epidermoide)

Lugol

Se usa para revisar el esófago en pacientes de alto riesgo(fumadores, antecedente de cáncer de laringe o faringe) para detectar lesiones planas con focos de cáncer superficial. También se utiliza para aquellos casos de cáncer epidermoide inicial con el fin de conocer sus límites precisos a la hora de planificar una extirpación por endoscopia. Las células del cáncer tienen la facultad de no teñirse con el lugol como lo hacen las células normales, y se observan como imágenes blanquecinas o rosadas sobre el fondo oscuro de las células normales. Ver el video.

NBI/BLI/iSCAN

Durante el procedimiento normal permite hacer un primer “cribado” grosero para detectar cambios en la coloración del esófago que sugieran la presencia de una lesión neoplásica plana, no fácilmente visible con luz blanca normal. En la caracterización de lesiones, su uso combinado con la magnificación permite ver el patrón superficial de los microvasos presentes entre las células normales del esófago (patrón IPCL- intrapapillary capillary loops). Hay una relación demostrada entre ese patrón y el tipo de neoplasia y su profundidad de invasión, que aumenta conforme más engrosados e irregulares son esos microcapilares.

Esófago de Barret y cáncer de esófago (adenocarcinoma)

Acido acético

Produce en la superficie de las células una desnaturalización, con una imagen blanquecina del esófago normal, pero que contrasta con la coloración rojiza que presentan las células del esófago de Barrett. Además, al remarcar el patrón superficial, el ácido acético facilita la detección de zonas de displasia, aquellas sospechosas de albergar grupos celulares con cambios precoces en la evolución a cáncer de esófago tipo adenocarcinoma, y por tanto dianas para tomar biopsias.

Azul de metileno

Facilita la detección de zonas sospechosas de metaplasia en el esófago, que es lo que define el Esófago de Barrett. Actualmente su uso es más limitado en este campo.

NBI/LBI/iSCAN

Permite detectar con mayor facilidad lesiones planas con displasia/adenocarcinoma, lo que aumenta la precisión diagnóstica de la gastroscopia en la vigilancia de pacientes con esta condición. Es parte del estándar de valoración y vigilancia de pacientes con esófago de Barrett y condiciones de riesgo: lesiones visibles, antecedente de displasia grave-adenocarcinoma, etc. Ver el video.

Cáncer gástrico

Acido acético

Tiene un efecto similar el del esófago de Barrett, produciendo un “blanqueamiento” de las células normales y una ausencia del mismo en las células de las lesiones planas neoplásicas (cáncer), facilitando su identificación

Índigo Carmín

Se aplica sobre lesiones para ver su superficie y límites externos. Puede mezclarse con el ácido acético para lograr una imagen de contraste más llamativa. Ver video.

Azul de metileno

Facilita la detección de zonas sospechosas de metaplasia y de displasia en el estómago, que definen un riesgo potencial de degeneración a cáncer gástrico. También ayuda a caracterizar lesiones planas de cáncer gástrico.

NBI/LBI/iSCAN

Se aplica para caracterizar las lesiones, particularmente asociado a magnificación. Las lesiones gástricas planas o deprimidas que albergan cáncer son particularmente difíciles de ver e identificar correctamente. El patrón microvascular observado permite establecer los límites de extensión superficial del cáncer y hacer una estimación de la profundidad de invasión.

Lesiones neoplásicas colorrectales

Incluye todo el abanico de lesiones de colon y recto con potencial de evolución tumoral, que van desde los pólipos planos sin focos de malignidad hasta los cánceres colorrectales con invasión del grosor de la pared en fases iniciales.

Índigo Carmín

Es la tinción más utilizada y permite, cuando se utiliza de forma difusa (pancromoendoscopia colónica), aumentar la tasa de detección de pólipos planos o de pequeño tamaño. Este efecto es particularmente importante en pacientes con un riesgo especial de desarrollar pólipos de planos de rápido crecimiento a cáncer, como es el caso de individuos diagnosticados de Síndrome de Lynch o Poliposis Adenomatosa Familiar, y también aquellos que padecen enfermedad inflamatoria intestinal tipo colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn de larga evolución.
En la práctica habitual se usa sobre todo para caracterizar los límites y la superficie de una lesión colorrectal, de tal manera que el endoscopista puede clasificar la lesión adecuadamente por su forma (morfología) y su patrón superficial (riesgo de presentar cáncer colorrectal, y en su caso riesgo de que sea invasivo profundo y por tanto no candidato a extirpación por endoscopia). Ver video

Azul de metileno

Se utiliza de forma particular en la vigilancia de pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal tipo colitis ulcerosa, donde ha demostrado su utilidad para identificar lesiones neoplásicas precoces.

Violeta de genciana

Se usa de forma complementaria a la tinción previa con índigo carmín o azul de metileno para definir con más detalle el patrón superficial de criptas, que es como se conocen las imágenes que formas las hileras de células secretoras del colon. Ese patrón de criptas tiene en manos de un endoscopista experimentado, un alto valor predictivo del riesgo de cáncer invasivo. Para un adecuado aprovechamiento de esta tinción es recomendable usar simultáneamente una técnica de magnificación endoscópica.

Violeta de genciana

Se aplica para caracterizar el patrón microvascular de las lesiones colorrectales, de tal modo que se puede hacer una estimación bastante aproximada del subtipo de pólipo (hiperplásico, adenoma) y del riesgo de albergar un cáncer superficial. Las lesiones colorrectales planas o deprimidas que albergan cáncer son particularmente difíciles de ver e identificar correctamente.

¿Buscas un médico digestivo en Madrid?

En GASTEA somos especialistas en endoscopia avanzada y oncología digestiva en Madrid