¿Qué es una gastroscopia?

Consiste en una exploración endoscópica (usando un endoscopio flexible llamado gastroscopio) para la evaluación directa del esófago, estómago y primeros centímetros del duodeno. El gastroscopio es un instrumento delgado en forma de tubo de 10 mm de diámetro y 130 cm de longitud, que permite la visualización del interior del tubo digestivo gracias a un sistema de video e iluminación. Tiene además de un canal de trabajo interno a través del cual se puede utilizar dispositivos de toma de biopsias  (muestras de tejido) o extirpación de pólipos, tratamiento de puntos de sangrado u otras técnicas especiales.

¿Cuándo se debe realizar una gastroscopia?

La gastroscopia forma parte de la evaluación básica del paciente que presenta síntomas digestivos con sospecha de patología en esófago, estómago y/o duodeno:

¿Cómo es la preparación previa a la gastroscopia?

Se exige permanecer en ayunas durante un periodo de 6-8h previas a la realización de la misma. Debe tenerse en cuenta la toma de ciertos medicamentos especiales, como anticoagulantes y antiagregantes, e informar previamente al médico. En algunos casos especiales puede indicarse su suspensión previa. Previamente a iniciar la gastroscopia se deben retirar cualquier prótesis dental móvil.

¿Cómo se realiza el procedimiento?

Habitualmente y salvo contraindicación, se utiliza medicación intravenosa por parte del médico especialista en Anestesia para la sedación del paciente, con el fin de evitar la sensación nauseosa que produce la exploración. Se introduce el gastroscopio a través de la boca abierta mediante un protector especial. La realización de la gastroscopia no interfiere con la respiración del paciente y no produce dolor bajo condiciones de sedación-anestesia. El procedimiento dura habitualmente 15-20 minutos.

¿Cómo es la recuperación tras la gastroscopia?

El uso de medicación anestésica requiere la recuperación del grado de consciencia de forma progresiva en una zona de recuperación donde el paciente se despertará. No podrá realizar actividades peligrosas como conducir durante las siguientes 8-12 horas, por lo que es imprescindible acudir acompañado al centro. El paciente puede presentar cierto grado de mareo, distensión abdominal o leves molestias de garganta por el uso de gas y el paso del gastroscopio, que desaparecerán en pocas horas. Generalmente se puede reanudar la alimentación normal poco después de la finalización.

¿Cuándo se pueden tener los resultados de una gastroscopia?

Tras el procedimiento se le entrega un informe del procedimiento, que se completará con posterioridad en caso de toma de muestras (biopsias). Será necesario esperar unos días los resultados para poder tener la información completa del procedimiento y poder recibir la información en la consulta.

¿Buscas un médico digestivo en Madrid?

En nuestro centro de Medicina digestiva en Madrid disponemos de la tecnología necesaria para llevar a cabo este técnica.

910 76 84 16
680 67 25 81